La escritura en espejo en niños y adultos

La escritura en espejo es un término se refiere a personas que escriben las letras o números (incluso palabras completas o párrafos enteros) cual si se reflejaran en un espejo. Aunque realmente existen muy pocas investigaciones científicas realizadas en este campo, este fenómeno es muy antiguo y suele ser más común en las personas zurdas y en las idiomas que se escriben de derecha a izquierda.

La escritura espejo en los niños

Un “problema” no poco frecuente entre los niños de 5 a 7 años es la escritura en espejo. No obstante, aunque muchos padres se alarman cuando ven que sus hijos tienen escritura en espejo (quizás porque la confunden con la dislexia), la realidad es que es un fenómeno normal en los pequeños que están comenzando a aprender a leer y escribir.

Los dos motivos por los que los niños escriben en espejo

  1. Problemas de lateralidad. En estas edades se pasa por un periodo crucial para establecer la lateralidad ya que es en este momento cuando los pequeños muestran una mayor preferencia por el uso de una mano u la otra. Sin embargo, en ocasiones los pequeños muestran una lateralidad cruzada o una lateralidad zurda. En este sentido vale aclarar que la dirección más natural que asumen los zurdos para escribir sería de derecha a izquierda (justo al contrario de las personas con lateralidad derecha y de nuestro sistema de escritura). Por ende, no es extraño que los pequeños deban pasar un periodo de entrenamiento antes de comprender esta dirección y asumirla en su escritura.

La mayoría de los niños pasan la fase de la escritura en espejo sin presentar mayores dificultades. Aunque obviamente, siempre es recomendable mantenerse atentos al posterior desarrollo de la lectura.

  1. Problemas de la percepción visual.Cuando el niño debe aprender a leer y escribir su sistema visual debe ser suficientemente maduro como para que perciba las simetrías entre letras y a la misma vez debe haber desarrollado un sistema básico de orientación espacial. De esta forma comprenderá las simetrías entre pares de letras particularmente complejos como por ejemplo “b-d” con cambios a la derecha y la izquierda o las letras “b-p” con cambios arriba y abajo.

A la edad de 5 o 6 años algunos niños tienen dificultades para percibir estas simetrías por lo que suelen girar las letras de forma aislada ya que no perciben adecuadamente las diferencias entre una y otra. No obstante, estos problemas normalmente deben haberse superado a la edad de siete años.

Así, si bien la escritura en espejo no se evidencia siempre en todos los niños ni de forma sistemática; puede afirmarse que es una fase normal por la que pasan algunos niños cuando aprenden a escribir pero con un poco de ayuda extra estos problemas se resuelven rápidamente.

¿La escritura en espejo es hereditaria?

Recientemente investigadores australianos han lanzado la hipótesis de que la escritura espejo podría ser una condición hereditaria. Estos psicólogos colocaron una fábula de Esopo en el periódico local y solicitaron que todos aquellos que fueran capaces de leerla en menos de un minuto les contactara. Obviamente, el texto estaba escrito en espejo.

Así encontraron a 10 adultos que presentaban escritura espejo y que eran capaces de leerla fluidamente. Lo curioso fue que los niños de estas personas también presentaban la escritura espejo y casi todos eran zurdos. Los investigadores hipotetizan que podría existir un gen que interviene en la organización de los centros del lenguaje en el cerebro que también sería el responsable de la escritura espejo. Una idea que no sería del todo descabellada ya que se ha comprobado en los casos de sinestesia pero lo cierto es que por el momento no es más que una hipótesis a comprobar.

La otra cara de la escritura en espejo

Aunque en los primeros años de la vida la escritura en espejo puede ser normal, cuando aparece en la adultez normalmente es un síntoma de una lesión cerebral en el hemisferio dominante. También se ha descrito este tipo de escritura en personas que padecen de esquizofrenia, personalidad múltiple, Alzheimer y Parkinson. De hecho, especialistas del Departamento de Neurología del Hospital de Beijing proponen que la aparición de la escritura en espejo en la tercera edad debe ser contemplada como un factor que predice un posterior deterioro cognitivo.

Sin embargo, también hay quienes han asociado la escritura espejo a una mayor inteligencia y creatividad. Probablemente esta conexión se ha realizado basándose en el caso de Leonardo Da Vinci quien realizaba todas sus anotaciones personales utilizando la escritura espejo de forma que estas fueran indescifrables para las otras personas. Eso sí, vale aclarar que Da Vinci era ambidiestro, una condición que se ha demostrado facilita aprender a escribir en espejo.

Particularmente no conozco ningún estudio científico reciente que demuestre las conexiones entre la escritura espejo y una inteligencia o creatividad superior a la norma pero se puede suponer que si alguien tiene la suficiente flexibilidad mental como para aprender este tipo de escritura, también podrá mostrar elevados niveles de creatividad.

Fuentes:

Mathewson, I. (2007) Does a mutated X-linked dominant transcriptional repressor gene explain mirror writing ability and synaesthesia?Medical Hypotheses; 69(2): 368-371.

Torres, L.; Ballón, N. & Mori, N. (2003) Escritura en espejo secundaria a infarto parieto-occipital izquierdo. Revista de Neurología; 37: 1112-1113

Akhutina, A. (2002) Diagnóstico y evaluación de la escritura. Revista Española de Neuropsicología; 4(2-3): 236-261.

Wang, X.; Cai, X. & Chen, H. (1998) Mirror writing in the elderly. Chin Med Journal; 111(7):641-3.

Visitado em 14/05/2020

La escritura en los niños zurdos

Si el ámbito de la escritura es especialmente complicado para los más pequeños, este hecho se acrecienta en los niños zurdos. La persona zurda debe adaptarse a las normas de escribir de izquierda a derecha, que son contrarias a lo que a él le sale de forma natural. Además, debe adaptarse a su nueva postura forzada para poder escribir, en forma de gancho, con la muñeca doblada y cogiendo el bolígrafo o el lápiz en forma de pinza. Es la manera de poder ver que está escribiendo.

Por lo tanto, lo primero es enseñar al niño a coger bien el lápiz o el bolígrafo, con el pulgar y el índice. Después facilitar la posición del papel para que no tuerza la mano. Se recomiendan libretas con espirales a la derecha o en el lado superior o folios sueltos. Además, es importante utilizar un bolígrafo de tinta de gel, que se deslice suavemente, y de secado rápido.

¿Por qué algunos niños usan la mano derecha y otros la izquierda?

Los estudios y las hipótesis sugieren diversos motivos:

  • genética
  • alto nivel de testosterona
  • cultura
  • desarrollo geográfico
  • estrés de nacimiento
  • incapacidad temporal de larga duración de la mano derecha
  • teoría de la evolución de la asimetría

Principales problemas de un niño zurdo

La escritura convencional está desarrollada exclusivamente para las personas diestras. Escribimos a mano de izquierda a derecha. Dejamos libre la escritura a medida que escribimos. En un zurdo, todo este proceso es mucho más complicado. Su mano izquierda cubre todo el texto escrito impidiéndole ver la escritura en toda su perspectiva y ensuciando lo que ha escrito.

En muchos casos los niños zurdos invierten las letras o escriben en espejo, es decir, escriben las letras y palabras en el correcto orden, pero en la dirección contraria y con las letras orientadas al revés. Por este motivo se relaciona la condición de ser zurdo con la dislexia.

¿Son los niños zurdos más inteligentes?

No es que sean más inteligentes, sino que tienen una capacidad de adaptación mayor; se realizan más conexiones neuronales. Su estructura cerebral y su lateralidad funcionan mejor cuando se les permite usar la mano izquierda. Por eso, lo más importante es no obligarles a usar la mano derecha, no hay que convertirlos en diestros.

Cómo ayudar a los niños zurdos

Lo primero de todo es no tratar de convertirles en diestros, cada uno aprende a escribir a su manera. Lo segundo a tener en cuenta es paciencia por parte de los padres o los profesores. Debemos ponernos en su lugar para llegar a entender la complejidad de ser zurdo en un mundo de diestros. Un tercer punto importante es respetar su lateralidad y ayudarles a desarrollarse como personas.

El momento más importante es cuando se enseña a escribir a un zurdo. En la mayoría de los casos, un niño zurdo empieza escribiendo correctamente, pero en espejo. La manera de ayudarles y hacerles comprender que no hay nada malo o equivocado en su manera de escribir es:

  • No castigándolo por lo que lo hace
  • Retroalimentándolo positivamente
  • Explicándole que su manera de escribir es correcta, aunque no habitual

Visitado em 16/04/2020

Educar a un niño zurdo ó que se sospecha lo es

Los padres y los profesores del niño zurdo pueden colaborar en gran medida para que le sea mas fácil desenvolverse en un mundo pensado y diseñado para diestros.

La mano izquierda atada a la silla era el “pedagógico” sistema que se utilizaba antiguamente en las escuelas para evitar que los zurdos no escribieran con su mano hábil. Hoy en día la lateralidad está aceptada como algo normal y no un signo de torpeza.

Christine Urias

Los zurdos suman el 10% de la población y ven el mundo desde otra posición. Actividades que para los niños diestros no suponen un esfuerzo especial como cortar siguiendo una línea de puntos o aprender a escribir, tienen un grado de dificultad añadida para los zurdos. Estos pequeños problemas cotidianos pueden generar frustración, ansiedad o incluso falta de confianza en los niños, cuando por su edad no son capaces de reconocer la verdadera causa de su torpeza. Por eso, el niño zurdo necesita ante todo tolerancia y paciencia por parte de sus padres y profesores, no basta con dejar que se la arregle solo con su mano izquierda, hay que enseñarle a desenvolverse como zurdo.

Durante los dos o tres primeros años de vida muchos niños son ambidiestros, y es normal que en actividades cotidianas usen ambas manos indistintamente. Otros, en cambio, manifiestan desde muy pequeños su preferencia lateral. En general, se puede decir que la lateralización aparece entre los 3 y los 6 años. Durante los dos o tres primeros años de vida muchos niños son ambidiestros

La manera más sencilla de comprobar si un niño es zurdo o diestro es dedicando tiempo a observar como evoluciona su preferencia manual, viendo qué mano, pie u ojo utiliza cuando realiza de forma espontánea acciones como agarrar la mamadera ó el chupete, pintar con los dedos, mirar por un calidoscopio o por otro objeto, limpiar una superficie con un trapo, cepillarse los dientes, peinarse, llevar un vaso lleno de agua, saltar sobre un pie… etc.

Consejos para educar a un niño zurdo

No obligar a cambiar la mano. Si el niño zurdo es obligado a utilizar la mano derecha, implica que use la mano más débil y menos hábil para realizar sus tareas, esto lo hará torpe, inefectivo y lo agotará innecesariamente haciendo que el aprendizaje sea más dificultoso y frustrante.
Forzar la lateralidad de una persona conlleva muchos problemas“, así lo apunta Jane M. Healey, neuropsicóloga infantil y autora del libro El niño zurdo quién también agrega, “Cambiar las preferencias laterales del niño puede conllevar desventajas, como dificultades para distinguir la derecha de la izquierda, trastornos en la escritura, dislexia e incluso tartamudez“.

Guiarles como un espejo

Si la madre o el padre es diestro, la mejor manera de ayudar a un niño a aprender a realizar actividades sencillas, como abrocharse los cordones de los zapatos, o utilizar un tenedor, es sentarse frente a él e ir guiándolo como si fuera la imagen ante un espejo, de este modo podrá imitarlo con más facilidad.

Trabajar en clase

Los maestros deben de informarse desde un principio si hay niños zurdos en el grupo, prestarles atención y procurar que usen las herramientas adecuadas.
Sentarlos al lado izquierdo de los pupitres dobles o junto a otro niño zurdo para evitar que su codo choque con el del compañero diestro.
Sentarlos al lado derecho de la clase en relación a la pizarra, con el fin de que vean la escritura del maestro desde el mismo ángulo que ellos miran su escritura sobre el papel.
Colocar el papel o cartulina en el lado izquierdo de la mesa de trabajo e inclinarlo hacia la derecha.
Ubicarse al lado izquierdo del niño para darle las instrucciones.
Enseñarles a tomar el lápiz en la misma forma que lo hacen los diestros con el fin de evitar que adopten la posición de la mano “en gancho“, típica de los niños zurdos.

Herramientas para niños zurdos

Para un niño zurdo trabajar con una herramienta para diestros causará frustración por la incomodidad que esto supone. Hoy en día existen algunas herramientas que se han hecho especialmente para la mano izquierda que facilitan a los zurdos su actividad cotidiana.

Tijeras: tienen los filos invertidos, de tal manera que el izquierdo queda siempre por encima del derecho. De esta forma, se facilita la tarea de cortar en línea recta.

Sacapuntas: tiene la cuchilla al revés. El lápiz se toma con la mano izquierda y gira en el sentido natural del zurdo, contrario a las agujas del reloj ó antihorario.

Lapiceras y lápices: con grip para prevenir callosidades, hacer menos presión, evitar que resbalen los dedos y no tachar lo escrito con la mano

Reglas: con la numeración de derecha a izquierda para no tapar la lectura de los números con la mano.

Agendas y cuadernos: el espiral está a la izquierda y se puede abrir al revés. Permite, además de facilitar la escritura sin tropezar con el espiral, corregir la postura del cuaderno y la de la mano al escribir (algunos niños zurdos tienden a escribir con la mano torcida hacia dentro).

Libros para colorear: se abre al revés y tiene dibujos con referencias al niño zurdo.

Teclado de computadoras: con la calculadora a la izquierda.

fonte

Visitado em 20/04/08

Educando niños zurdos

Ser zurdo es mucho más que usar tu mano izquierda más que la derecha. Es un don que por nada del mundo se debe tratar de cambiar. Los zurdos no son torpes ni pretenden hacer todo mucho más complicado; sólo viven en una sociedad que los ignora y antes los perseguía.

Problemas como el corcho que se queda en la botella, las tijeras que no cortan bien, las cuerdas de la guitarra están colocadas al revés, los pupitres universitarios, entre otros, son situaciones que se repiten con frecuencia.

Los zurdos no tienen nada fácil en un mundo en el que todo está pensado y hecho para la mayoría diestra. Quienes tienen su mayor habilidad en la mano derecha no se topan con la misma cantidad de obstáculos que, a diario, deben superar los que operan mejor con su mano izquierda.

Los zurdos, muchas veces, deben luchar contra las barreras que la sociedad les impone. Pero no solamente tienen dificultades físicas, sino que, además, son considerados como verdaderos “fenómenos”, casi como bichos raros que todo lo hacen al revés y de la manera más difícil.

En la casi totalidad de los idiomas derecho o diestro es sinónimo de correcto, justo, recto, hábil, listo, es decir, cualidades positivas. De izquierdo o siniestro no se puede decir lo mismo, ya que en los diccionarios significa también torcido, no recto, viciado, infeliz y hasta funesto.

Si alguna vez un zurdo, de los que tienen la suerte de seguir siéndolo, nos llama la atención por su torpeza se debe, sin duda, a que los elementos están contra ellos: las tijeras, los abrelatas, los pela papas, las máquinas de coser, las herramientas, los cuchillos, etc…

Afortunadamente en la actualidad estos problemas van disminuyendo debido a una mayor conciencia social sobre el desarrollo de las minorías. Hoy existen productos especiales y gran cantidad de literatura e información sobre la naturaleza de los zurdos. Incluso, grandes mitos se han propagado sobre las habilidades intelectuales y creativas de los que dominan más su lado izquierdo.

El hemisferio cerebral izquierdo (CONTROL lado DERECHO) controla el discurso, lengua, escritura, lógica, matemáticas, ciencia; aquí ésta el modo de pensamiento lineal. El hemisferio cerebral derecho (CONTROL de la MANO IZQUIERDA) controla la música, arte, creatividad, opinión, emociones, genio; aquí está el modo de pensamiento holístico.

Esta dominación del cerebro hace a los zurdos ser pensadores probablemente más creativos y visuales que a los diestros. Esto es apoyado por un mayor porcentaje de lo normal de zurdos en trabajos y profesiones como la música y las artes en general.

Los zurdos también son, generalmente, mejores en la percepción y el pensamiento tridimensional, generando, por ejemplo, a más arquitectos zurdos de lo normal. Los zurdos son también bastante buenos en la mayoría de los deportes de pelota por una mayor coordinación entre mano y ojo. Educando niños zurdos

Los niños zurdos necesitan tolerancia y paciencia por parte de sus padres y profesores, no basta con dejar que se las arreglen solos con su mano izquierda, hay que acostumbrarlos de a poco a enfrentarse con todas las tareas y quehaceres pensados para los diestros, partiendo por una de las primeras herramientas: las tijeras de punta redonda para niños.

Para un niño zurdo el trabajar con una herramienta para diestros causará frustración por la incomodidad y mal rendimiento, los padres deben preocuparse ya que estos problemas se solucionarían si el niño usa tijeras para zurdos, con lo cual el niño recuperará la confianza en si mismo.

Hay otras tareas que no requieren herramientas y que serán difíciles para el niño de desarrollar si no es guiado correctamente, por ejemplo atarse los cordones ya que deberá aprender a hacerlo al revés que la mayoría diestra.

Cuando nacen, los niños son ambidiestros, pero una tendencia suele manifestarse en un periodo corto de tiempo. A los dos meses se empieza a producir un reparto de responsabilidades entre la mano de trabajo y la mano creativa, pero solo a partir del tercer año se puede afirmar con algún grado de seguridad que un niño es zurdo. Pero existe un periodo comprendido entre los tres y los siete años denominado periodo de quirilancia, más conocido como ambidiestrismo. Para comprobarlo lo antes posible hay que observar a los niños con atención en las actividades que realizan (pintar, asir y tomar cosas, comer, hacer fuerzas, etc..). Ser zurdo, no se refiere solamente a la mano, sino también la pierna, ojo y oído que no deben ser dejados de lado.

Es durante la quirilancia cuando ambos hemisferios cerebrales son equipotentes, lo que quiere decir que aún no hay dominio de ninguno de ellos. En este momento se está realizando un proceso normativo de maduración que definirá la preferencia, es en esta etapa, donde algunas maestras o padres de familia que piensan que lo están haciendo muy bien facilitan la utilización del lado derecho sobre el izquierdo. Ésta es una actitud errada, porque es en este momento cuando el niño debe determinar su preferencia manual.

Cuando son obligados a usar la derecha, muchos de estos niños se convertirán en zurdos encubiertos. En otras palabras, personas con problemas de lateralización y que muchas veces son tratadas como si fueran disléxicas, cuando en realidad lo que tienen son dificultades de lateralización. Cuando se detecta que un niño es zurdo contrariado, no existen soluciones mágicas ni inmediatas. Se debe tomar en cuenta que éste no empezará a escribir con la mano izquierda, sobre todo si tiene entre 8 y 10 años, aunque debe permitírsele compensar el problema adiestrándolo en el manejo de la mano derecha.

La prueba de Oseretsky es la que puede ayudar a determinar cuál es el nivel de preferencia en el ojo, oído, mano y pie. Ésta es una prueba neuropsicológica realizada en el consultorio de un psicólogo y que toma una, dos y hasta tres sesiones. Consta de una serie de ejercicios, donde el niño o el adolescente tiene que ir definiendo sus preferencias.

La prueba, además de evaluar la lateralidad, detectará los procesos que no fueron consolidados y que están dando lugar a perturbaciones a nivel escolar.

Un deficiente rendimiento académico puede ser una señal de alerta para que los padres se den cuenta de que algo no está funcionando muy bien en el niño o el adolescente.

Una vez que se aplica la prueba y se obtienen los resultados, el psicólogo establece una línea de base y puede comenzar algún tipo de tratamiento para reducir el problema. Para ello, tendrá que trabajar con la familia y con el colegio al que asiste el afectado.

Los maestros deberían informarse desde un principio si hay niños zurdos en el grupo, para prestarles atención y ayuda: ubicarlos en el lugar correcto (siempre a la izquierda de su compañero de banco) para que la luz le llegue siempre desde el lado derecho; darle facilidades y procurar que use las herramientas adecuadas.

Existen algunos tests o pruebas complementarias que nos facilitan la posibilidad determinar en cada parte simétrica del cuerpo, la que domina.

El niño debe tener claro que no es anormal o posee alguna enfermedad y no tiene porque recibir bromas de sus compañeros. Una vez superado todos esos escollos, el niño funcionará y trabajará correctamente con su mano.

fonte

Visitado em 20/04/08